Blog

Alquilar una bicicleta ofrece más posibilidades que hacer andando el Camino de Santiago

Alquilar una bicicleta ofrece más posibilidades que hacer andando el Camino de Santiago


Dicen las estadísticas que uno de cada diez peregrinos que realizan alguna de las rutas del Camino de Santiago, alcanzan la plaza del Obradoiro montados sobre una bicicleta.

Claro está que cada bicigrino, como se los conoce popularmente, presenta unas características distintas en función de su edad, fortaleza, peso, tipo de bicicleta…

Son muchas las razones por las que elegir la bicicleta para hacer el Camino de Santiago. Se trata de una alternativa muy interesante para aquellos peregrinos que quieren recorrer grandes distancias, pero no quieren renunciar a visitar los casi infinitos puntos de interés que recogen sus variadas rutas.

Asimismo, la bicicleta, la cual puedes conseguir con nuestro servicio de alquiler, proporciona más posibilidades en cuanto a equipaje que si lo hacemos caminando, porque podemos instalar alforjas y cestas en las que distribuir el peso que llevamos.

Si has optado por hacer alguna de nuestras rutas en bicicleta por el Camino de Santiago y convertirte en un bicigrino, es importante que conozcas algunas nociones básicas que le servirán de ayuda.

A pesar de que le entreguemos en mano un kit básico de reparación de pinchazos, entre otras herramientas, las cuales se le convertirán en fundamentales para seguir adelante, no olvide que aun así supone un intenso ejercicio físico y que tendrá que enfrentarse a ciertas etapas duras.

Nociones básicas para hacer el Camino de Santiago

Nuestros consejos para viajar en bici en el Camino de Santiago es tener siempre un ojo encima sobre tu estado físico y mental, hidratarse, calentar y estirar antes y después de cada etapa para evitar lesiones.

El peregrino que decide alquilar una bicicleta para hacer el Camino de Santiago sabe que no se va a librar de la azarosa meteorología del norte, por lo que además del chubasquero, tendrás que sumar otros elementos indispensables que resultan fundamentales para poder continuar con este medio de transporte, como cubiertas para el barro.

Todos, sin excepción, queremos llegar a la meta, pero en cuanto nos flaquean las fuerzas, nunca debemos de forzar la maquinaria.

El Camino no es una pista de competición, nadie marca etapas ni longitudes, no se trata de hacerlo en el menor tiempo posible sino en disfrutarlo.

Gracias a nuestros acuerdos con albergues y otros alojamientos alternativos, podrá descansar al final de cada etapa para afrontar con fuerzas y energía lo que depara el día siguiente.

Otro punto que conviene resaltar es el respeto al peregrino a pie, porque el siempre tiene preferencia, por ello cuando hayas de rebasarle debes de hacerlo con cuidado, como le gustaría que le hicieran a usted los automóviles en la carretera.

Debe de avisarles con tiempo, sin asustarles, porque debes asumir que irán cansados y puede que se muevan con torpeza para esquivarte.

Si decides hacer señales acústicas, bien con un timbre o con la voz, es posible que no te oigan porque vayan distraídos o simplemente porque no te entienden al ser extranjeros. De igual modo, hay que moderar la velocidad.

El Camino de Santiago se ha convertido en una referencia para aquellas personas que quieren descubrir la plenitud de la vida a través de la naturaleza, y entre aquellos que llenan con espíritu la cultura de sus senderos.

Ya sea andando o recurriendo a nuestro alquiler de bicicletas, seguro que la experiencia de hacer el Camino de Santiago se le volverá inolvidable.

No dude en contactar con nosotros, ya sea para preguntar por las rutas para hacer este camino milenario o por las condiciones del alquiler de nuestras bicicletas.

Estaremos encantados de resolver todas sus dudas y ayudarle a llegar a la plaza de Obradoiro de una pieza.